PIRAMIDE (titulo).jpg

Seguramente habrás escuchado hablar de la pirámide alimenticia, también llamada pirámide nutricional. En el ámbito de la alimentación y la salud alimentaria, esta pirámide nos ofrece información valiosa sobre qué alimentos deben formar parte de nuestra alimentación y con qué frecuencia debemos comer cada uno de ellos. Es, por tanto, un método regulador de nuestra ingesta de alimentos, cuyo objetivo es orientarnos de manera óptima a la hora de escoger que alimentos van a formar parte de nuestra dieta diaria y/o semanal, consiguiendo así un beneficio en nuestra salud.

Ahora bien. Para poder interpretarla de manera adecuada, necesitamos conocer en qué consiste y saber leer todas las señales visuales que nos ofrece. Para ello, te recomendamos que sigas leyendo este artículo. Vamos a conocer todos los secretos de esta pirámide alimentaria o nutricional para poder beneficiarnos de la información tan valiosa que nos aporta.

La pirámide alimenticia se interpretarla   de la siguiente forma:

Esta pirámide alimenticia tiene forma de pirámide, como su propio nombre indica. Esta pirámide está compuesta de diferentes apartados, que generalmente se diferencian a simple vista por el color y por los dibujos que contienen. Si nos fijamos, encontraremos diferentes alimentos en cada uno de estos apartados.

Generalmente, la pirámide cuenta con 4 apartados:

                                                                                  1.Cereales:

Es el apartado que encontramos en la base de la pirámide, el que más espacio ocupa. Esto es debido a que la importancia de este tipo de alimentos es notoria, y por tanto, deben consumirse a diario. Eso sí; necesitaremos establecer un buen equilibrio entre consumo y actividad física para beneficiarnos de todas sus ventajas.

Dentro del apartado de los cereales encontramos el pan, la pasta, las patatas, el arroz y las legumbres, entre otros.

cereales.jpg

                                                                        2.Frutas y verduras

Las encontramos en el segundo apartado, justo arriba de los cereales. Las frutas y las verduras, junto con los cereales, son los alimentos más importantes de nuestra salud, por lo que necesitaremos comer entre 2 y 3 raciones de verduras y hortalizas al día, y entre 3 y 4 raciones de fruta.

Las verduras, hortalizas y frutas de temporada pueden comerse de infinitas maneras, por lo que será muy útil crear diferentes combinaciones entre ellas para no caer en la rutina alimenticia.

frutas.jpg

                                                               3-Lácteos, carnes y pescados

También deben ser de consumo diario. Se trata de proteína, que, aunque es necesaria en nuestro día a día, no conviene abusar de ella de manera excesiva. Dentro de este grupo encontramos las carnes magras, los huevos, pescado, lácteos y frutos secos. La mejor manera de hacer uso de este apartado es no mezclar diferentes proteínas dentro de una misma comida, y repartirlas entre las diferentes comidas que realizamos a lo largo del día.

Una buena manera de hacer uso de ellas es mezclar proteína con verduras. De esta manera, tendremos platos muy equilibrados y respetuosos con las recomendaciones de la pirámide alimenticia.

Lacteos.jpg

                                                                    4-Dulces, grasas y aceites

Estamos ante el cuarto y último nivel de la pirámide alimenticia, generalmente con fondo de color rojo. Esto nos indica que los alimentos que aquí aparecen necesitan una moderación en la ingesta. Si bien no debemos eliminarlos completamente de nuestra alimentación, podemos disfrutar de ellos una vez a la semana.

Se trata de los dulces, la bollería, la mantequilla y el azúcar refinado en general. También las bebidas alcohólicas, los refrescos, las carnes rojas, los embutidos y los alimentos procesados. Estos son los más dañinos para nuestro organismo por la cantidad de grasas saturadas y otros elementos que contienen, por lo que habrá que moderar su ingesta.

dulces.jpg

De esta manera, y a través de los diferentes pisos de la pirámide, aprenderemos a alimentarnos de manera muy saludable y respetuosa con nuestra salud. Además de cumplir con la frecuencia de los alimentos, también necesitaremos saber cómo cocinarlos para potenciar estas ventajas. Usar el horno, la plancha y/o cocinar al vapor es la mejor manera para cuidar nuestra salud. Los fritos deberemos dejarlos para ocasiones aisladas.

Gracias a la información que nos aporta la pirámide nutricional, podremos cuidar nuestro organismo a partir de la mejor medicina que tenemos a nuestro alcance: La alimentación.

manos.jpg